Español   EnglishEnglish   Vietnam

Otras Noticias

Home    Cultura    El pueblo es la cultura
El pueblo es la cultura
EL PUEBLO ES LA CULTURA

 El Ministerio del Poder Popular para la Cultura adoptó el lema: El Pueblo es la Cultura, haciendo énfasis en las tradiciones folklóricas venezolanas. 

En los años recientes, el Ministerio ha asumido una serie de programas para documentar y difundir las artes y tradiciones populares con la finalidad de mantenerlas vivas en el mundo moderno. El resultado ha sido el rápido crecimiento de la conciencia y el orgullo sobre las diversas manifestaciones culturales del país.

De acuerdo a un estudio desarrollado por la Universidad de Chicago, Estados Unidos, Venezuela se encuentra en el primer lugar a nivel mundial respecto al orgullo sobre sus tradiciones artísticas.

 

Definiendo y documentando la herencia cultural
 La globalización ha incrementado la erosión de las tradiciones culturales venezolanas y el Ministerio ha visto como uno de sus objetivos el documentar y defender nuestro patrimonio cultural local, por lo cual, el Ministerio estableció el programa “Patrimonio Cultural”, auspiciando foros en cada región del país, para definir en el ámbito comunitario los aspectos de la cultura local que son particulares en cada región y que dan forma a la identidad de la comunidad. 

Estas tradiciones incluyen todos los aspectos de la cultura local, incluyendo la música, el baile, las manualidades, las recetas, la arquitectura, los poemas y las leyendas, entre otros.

Estas tradiciones se han documentado y publicado, mediante una serie de libros sobre el patrimonio regional de Venezuela, con la finalidad de ser distribuidos en bibliotecas y escuelas por todo el país.

 

Misión Cultura
Adaptando el estilo de las misiones educativas, Robinsón, Ribas y Sucre, se estableció la Misión Cultura. Tropas de voluntarias y voluntarios, conocidos como facilitadoras y facilitadores, son entrenados en historia, artes regionales, artesanía y música. Posteriormente viajan a todos los rincones del país, incluyendo ciudades en el interior y caseríos rurales, y ofrecen alternativas educativas y comparten estas tradiciones en espacios disponibles. 

De 335 ciudades que tiene Venezuela, 315 han desarrollado al menos un proyecto con la Misión Cultura. Actualmente, más de 33 mil proyectos de arte local están en camino a pasar a escala nacional. Además, la inversión gubernamental ha permitido la creación de una red de galerías de arte tradicional en todo el país. Éstas proveen espacios tanto para que las artesanas y los artesanos locales den muestra de su trabajo, como para exhibiciones itinerantes. En el pasado, sólo quienes eran oriundos de las ciudades o adinerados tenían acceso a este tipo de espacios, inclusive con frecuencia se creaba la impresión que el arte debía estar destinado a una elite minoritaria.

 

Rejuveneciendo la industria musical
 Las nuevas regulaciones en telecomunicaciones han animado a los músicos del país a redescubrir la música tradicional. La radio y los canales de televisión se han visto incentivados a promover la producción nacional e independiente. La Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión requiere que el 50% de la música que suena en las estaciones de radio sea producida o grabada por artistas venezolanos.

Además, esta ley (que contiene normativas también existentes en varios países europeos) provee incentivos para los músicos que se enfocan en ritmos tradicionales, ya que 25% de toda la programación de la radio, ahora debe incorporar elementos del folklore venezolano, incluyendo instrumentos o ritmos tradicionales. Además ha introducido nuevos géneros musicales, como el “neo folklore”, el cual combina elementos tradicionales con la música contemporánea.

Actualmente, las estaciones de radio incluyen maestros de la música folklórica que por mucho tiempo fueron dejados de lado, como Serenata Guayanesa, Alí Primera y Cecilia Todd, entre muchos otros. Gracias a esta política, estos grandes maestros han llegado actualmente a encabezar las carteleras, acercándose a las nuevas generaciones

 

La industria del cine
 Desde el 2004, cerca de Caracas, funciona la Villa del Cine. Esta fundación, adscrita al Ministerio de Poder Popular para la Cultura, tiene tres objetivos fundamentales: impulsar la producción cinematográfica y de medios audiovisuales en general; apoyar a los organismos públicos y privados, así como, a los productores independientes en la producción de cine; y, no menos importante, fomentar a través de sus producciones audiovisuales la identidad, la diversidad del pueblo venezolano y los valores de libertad, solidaridad, justicia y paz. 

El promedio de producción de la industria cinematográfica venezolana corresponde a 20  películas por año, aproximadamente.

 

Tradiciones y folklore

 El arte y la cultura 

Venezuela es un crisol de razas y culturas. El arte y la cultura popular en Venezuela son diferentes de acuerdo a la región en donde se manifiestan. Cada zona cuenta con su propia música, artesanía, gastronomía y gentilicio. Es difícil hablar en Venezuela de una sola cultura popular, pues es muy variada y rica.

El proceso evolutivo de la cultura venezolana contemporánea deriva de las raíces prehispánicas, hispánicas y africanas, consolidadas en los siglos coloniales. La especificidad cultural se ha logrado con un intenso proceso de transculturación y mestizaje.

El paso del tiempo ha dejado un legado cultural de diversas etnias indígenas con su arte rupestre, cestería, alfarería y una rica tradición oral.                                                               

El baile nacional, el joropo y sus respectivos instrumentos populares, tales como el cuatro, el arpa y las maracas, se asocian a los modos de vida de los llanos. En el litoral central la influencia africana se refleja en los bailes acompañados de tambor y otros instrumentos de origen africano.

Venezuela cuenta con un importante movimiento cultural plástico, escénico y musical.

Las artes plásticas y la artesanía tienen una gran importancia en Venezuela. La característica cultural más destacada es la música, una mezcla de ritmos locales, europeos y africanos.

El teatro va ganando popularidad y la escena literaria es muy activa, sobre todo entre las generaciones jóvenes.

La música y danzas típicas venezolanas están fuertemente influenciadas por los atuendos, tradiciones y creencias religiosas de las tres razas que edificaron la población de nuestro país: amerindia, africana y europea.

Las danzas populares están ampliamente extendidas como producto de la cultura venezolana. Los bailes típicos indígenas y otras manifestaciones puramente africanas pueden encontrarse en varias zonas del país.

El nacimiento de los instrumentos musicales venezolanos se puede ubicar en los orígenes de las culturas aborígenes, africanas y europeas, las cuales marcan definitivamente los patrones de nuestra música popular.

Antes del arribo de los españoles, los indígenas utilizaban huesos huecos de animales para hacer flautas y pitos, además, usaron conchas marinas y maracas. Durante la colonización y el arribo de los esclavos, se incorporaron varios instrumentos a las tradiciones populares, tales como el cuatro (guitarra pequeña de cuatro cuerdas), el violón, la guitarra y los tambores.
 

 

Las fiestas tradicionales

 

El Tamunangue  La Batalla       

La Bella

Fiesta de Cruz de Mayo           Diablos Danzantes de Corpus Christi

San Pedro

Fiesta de San Juan       Vasallos de la Candelaria   La Llora 
Paradura de Niño Los Tambores de San Juan Las Turas
Quema de Judas Carnaval Entierro de la Sardina          

Navidad

Diversiones Orientales Semana Santa

San Benito

Fiestas de raíz indígena            Virgen del Carmen       San Antonio
Fiesta Virgen del Valle            

Joropo Central

 

 

 

 

Instrumentos musicales

 El Arpa (Cordófono, compuesto)

De marco, sin aparato para modificar la afinación, diatónica. Básicamente consiste en una serie de cuerdas paralelas sujetas a un marco triangular, formado por la caja de resonancia, el clavijero y el mástil.

La caja de resonancia, de forma piramidal en su cara principal tiene centrada una vena que sujeta las cuerdas, además de cuatro orificios, a diferentes alturas y tamaños, que permiten la expansión del sonido.

El clavijero, cuya forma ondulada modula la tensión de las cuerdas, encaja uno de sus extremos en el vértice de la caja de resonancia. El mástil sirve de puntal entre la base de la caja y el otro extremo del clavijero. Posee un total de 35 cuerdas afinadas en escalas diatónicas, divididas en 12 cuerdas de acero para el registro agudo 23 que forman los registros medio y grave. Las cuerdas de metal dan la característica tímbrica de este tipo de arpa.

Se ejecuta con ambas manos: la izquierda puntea el registro grave y la derecha el agudo, lo cual crea dos voces melódicas claramente diferenciables que son tratadas en forma contrapuntística.

Puede tocar los joropos tuyeros como solista, pero generalmente forma grupo con un cantante, quien a su vez ejecuta un par de maracas, recibiendo el conjunto la denominación local de arpa, maraca y buche.

 

Bandolín (Cordófono, compuesto, laúd)

De mango, de cuello, de caja. Bandurria, órdenes dobles. La caja de resonancia del bandolín es plana y periforme, de tamaños variables según la localidad, con ocho cuerdas distribuidas en cuatro órdenes: primas y segundas de acero, terceras y cuartas entorchadas.

Su afinación norma es la del violín, se ejecuta con plectro y junto con el cuatro conforma el instrumental básico para interpretar distintas especies musicales del oriente venezolano, como galerones, joropos, jotas, malagueñas y polos y se le puede añadir guitarra y maracas si el acompañamiento musical lo requiere.

 

Cuatro (Cordófono, compuesto, laúd)

De mango, de cuello, de caja. Guitarra, órdenes combinadas de ejecución digital. Pequeña guitarra que se diferencia del cuatro tradicional por su encordado, compuesto de tres cuerdas simples y una cuarta doble. La afinación es igual al cuatro de órdenes simples, ya que las cuerdas dobles se afinan con el mismo sonido a distancia de octava.

Se ejecuta con rasgueo, libre y apagado, según sea el ritmo de la especie que se interpreta. Es un instrumento particular del conjunto de cuerdas de la zona, que acompaña especialmente los golpes larenses, la música de las festividades de San Antonio -Salves y Tamunangue-, y los cantos de velorios de Cruz, de santo o de angelito.

 

Maracas (Membranófono, de golpe, directo)

Tubular, cilíndrico, de una membrana. Abierto, en juego. Atadura de soga estaca. Tronco de aguacate, naturalmente seco en su interior, excavado hasta obtener un tubo, con una membrana de cuero de venado, previamente sujeta a un aro de bejuco y amarrado con sogas tensadas mediante cuñas incrustadas en orificios practicados en la pared del tambor. La diferencia entre estos tambores es su tamaño y forma de ejecución.

 

Furruco (Membranófono, de frotación, con palo)

 

Con palo suelto. Atadura de soga, con ligadura de tensión. Lata cilíndrica, envase de pintura, con una membrana de cuero atado con soga y tensado con cuerdas cruzadas horizontalmente. Para ejecutarlo se coloca una vara vertical sobre la membrana, la cual (previamente encerada) se frota con las manos hasta transmitir la vibración que produce el sonido que caracteriza al instrumento. Lo utilizan los conjuntos durante la Navidad, en las Parrandas de Aguinalderos.

 

Guarura (aerófono, de soplo, trompeta)

 

Natural, de caracol, con agujero bucal terminal. Sin boquilla. Concha de caracol marino, con un orificio practicado en el ápice que le sirve de boquilla. El soplo se emite con los labios vibrantes, para producir un sonido fuerte y penetrante. Forma conjunto con los tambores cumacos, especialmente en la región del Litoral Central y se ejecuta durante las festividades en honor a San Juan Bautista.

 

 

 

Hebu Mataro (Idiófono, de golpe, indirecto)

Sacudimiento, de vaso, fruto. Maracas de gran tamaño con ranuras y dibujos simbólicos incisos en la superficie. Con un mango de madera que la atraviesa diametralmente, sobresaliendo en forma considerable, piedrecitas en su interior. Se ejecuta tomada con ambas manos describiendo círculos, lográndose un sonar muy particular. La utiliza el chamán en rituales mágico-religiosos y terapéuticos.

 

 

Pito Grande (Aerófono, de soplo, de lengüeta)

 

Clarinete, aislado, de tubo cilíndrico, sin agujeros. Grueso tubo de palma de moriche, de superficie triangular, con el borde del extremo superior cubierto con cera negra de abeja formando la embocadura. En el extremo inferior, tiene incrustado un pequeño cilindro de madera con un canal horadado los dos tercios de su longitud inferior sobre el que se fija una larga lengüeta de palma, atada con fibra de moriche al extremo inferior del cilindro. Dicha lengüeta sobresale del pabellón de tapara, recubierto y unido con cera al extremo inferior del grueso tubo. El sonido se produce por el soplo que hace vibrar la lengüeta interna. Es un instrumento sagrado que se utiliza sólo en el baile de la ceremonia propiciatoria del Najanamu y  luego se destruye.

 

El tambor Mina

Mide aproximadamente dos metros de largo, se toca apoyado sobre una horqueta, en posición diagonal con respecto al suelo. El ejecutante se ubica frente a la boca y percute con dos palos improvisando sobre una base rítmica dada. El cuerpo se percute, además, con dos o tres pares de laureles los que completan la base rítmica.

 

El tambor Curbata

 

Mide poco menos de un metro y se toca apoyada en el suelo en posición vertical, se percute con dos palos y mantiene la base rítmica de los toques. Estos tambores se ejecutan siempre juntos y acompañan el canto y el baile que se realiza durante la celebración de la fiesta de San Juan.

 

 

 

Tambor redondo o “Culo’e Puya” (Membranófono, de golpe, directo)

Tubular, cilíndrico, de dos membranas.  En juego.  Atadura de soga con ligaduras de tensión. Cuerpo cilíndrico de madera de lano y parches de venado y pereza, sujetos entre sí mediante ataduras de guaral (hilo de algodón) en forma de W, que se tensan con cuerdas del mismo material cruzadas horizontalmente. El interior del tubo está cavado en forma de reloj de arena, con orificio en la cintura que permite una buena sonoridad. Se ejecuta apoyando en el suelo el extremo inferior del tambor. El músico lo toma entre sus piernas simulando montar a caballo, y percute el parche con la mano y un palito. Sus nombres varían según la localidad y se ejecutan en trío: 1.- Prima, Corrí’o, Quitimbá, Hembra o Bordón, de menor diámetro, mantiene la base rítmica del conjunto, sonido agudo. 2.- Cruza’o o Medio. Tamaño intermedio. ritmo cruzado con respecto a la Prima, sonido medio. 3.- Puja’o, Macho o Grande. Es el más grande de los tres. Rítmicamente parte de una base determinada e improvisa constantemente, sonido grave. Se usa siempre acompañando el canto y el baile, principalmente en las fiestas de San Juan.

 

Boletín 23-03

(03/23/2017)

Boletín 22-3

(03/22/2017)

Boletín 21-3

(03/21/2017)

Caracas: 00:23
VietNam: 11:53

tour du lich dao coto

Tour mù cang chải

Tour sapa

Vé tàu Sapa

Tour đảo Ngọc Vừng

Tour đảo Quan Lạn

Tour đảo cô tô

Tour Trà Cổ

Tour viếng mộ Đại tướng Võ Nguyên Giáp

Tour Đà NẵngTour đảo Ngọc VừngTour Mộc Châu Tour viếng bác giápTour viếng mộ Đại tướng Võ Nguyên GiápDu lịch đồng bằng sông Cửu LongTour SapaTour Điện BiênTour đảo Phú QuốcTour Mù Cang ChảiKhách sạn Mũi NéKhách sạn Phú QuốcTour đảo Cát BàTour Trà CổTour Hạ LongDu lịch đảo Cát BàTour đảo cát bàDu lịch Quan LạnTour đảo Quan LạnTour đảo cô tôDu lịch đảo cô tôDu lịch đảo Ngọc VừngTour Hàng Châu Tô ChâuTour SigaporeTour Thái Lan gia rẻ Du lịch Phú QuốcTour Đà Nẵng Hội AnTour Nha TrangTour Yên Tử - chùa Ba VàngTour Hà GiangTour biển Sầm SơnTour biển Cửa LòTour biển Hải TiếnTour biển Hải Hòa